gt.mpmn-digital.com
Nuevas recetas

Cómo rechazar un vino malo

Cómo rechazar un vino malo


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Drink Geek aborda la etiqueta adecuada para devolver vino inadecuado

Querido Drink Geek,

Pedí una copa de vino cara en un bar el otro día, y lo que me sirvieron sabía a Cabernet barato "con corcho". (No es que haya nada malo con Cabernet en general, simplemente no es lo que pedí). No dije nada porque estaba allí con amigos y no quería ser "ese tipo". ¿Existe la etiqueta adecuada para plantear este problema con el camarero o camarero que no suene estirado?

Aflicciones del vino,

Tsk, tsk. En una situación como esta tu tener ser "ese tipo". Estás pagando por un producto. Esta es tu copa de vino (corrección: esta es tu caro copa de vino), debería obtener lo que desea. Período. En cuanto a no querer sonar snob, no es un problema. Sea cortés, por supuesto, esto no es una ofensa para voltear la mesa. Siempre que sea sincero y esté seguro de su preocupación con respecto a la calidad del vino, abordar el problema no debe malinterpretarse como algo desagradable.

Ahora, esto plantea la cuestión de la responsabilidad de su parte. Si va a rechazar un vino por ser "malo", asegúrese de sus convicciones, o al menos tenga una idea de lo que está hablando. Es útil estar familiarizado con el banderas rojas características de vino "corcho" u oxidado. Haga que el mesero pruebe el vaso o la botella defectuosa (no se lo tomarán como algo personal), cualquier profesional que se precie será honesto acerca de encontrar una falla en el vino, si la hay. Sucede: después de todo, el vino es un producto vivo y en constante evolución.


Cómo rechazar un vino malo - Recetas

Una de las preguntas sobre vinos más comunes que recibo es: "¿Cómo se sabe si una botella de vino que compraste en un restaurante es mala? Nunca sé cuándo devolver una".

Permítanme comenzar diciendo lo que hace no constituyen una mala botella.

  • Una botella no está mal solo porque no te guste el vino. Hay muchas variaciones en el estilo de elaboración del vino, por lo que una botella que no se adapta a sus preferencias no es necesariamente defectuosa. Por supuesto, el sommelier debería ayudarlo a seleccionar una botella que sea de su agrado, pero en última instancia, solo usted es responsable de sus gustos personales.
  • Una botella no es mala solo porque la etiqueta esté dañada. La mayoría del vino viaja miles de millas para llegar a usted, y hay muchas oportunidades para golpear y moler. Del mismo modo, en una bodega donde se almacenan miles de botellas juntas, una botella puede romperse y derramar vino sobre cientos de otras. Esto no afecta al vino dentro de las botellas intactas.
  • Una botella no es mala solo porque tenga pequeños cristales blancos acumulados en el fondo o adheridos al corcho. Estos cristales (llamados tartrato) son un subproducto natural de vinos finos sin filtrar ni procesar y son totalmente inofensivos.
  • Una botella no está "taponada" solo porque tenga trozos de corcho (todo esto significa que un camarero inexperto empujó el sacacorchos a través del corcho, forzando así los trozos en el vino) o porque tiene un aspecto antiestético o uniforme. corcho mohoso. El término taponado tiene un significado muy específico, que explicaré en un momento.

Básicamente, hay cuatro cosas que constituyen defectos en una botella de vino, por lo que debe devolverla: puede estar tapada con corcho, oxidada, maderizada o refermentada.

Que sabe a corcho
Los corchos son productos naturales y a algunos microorganismos les gusta comerlos. Se dice correctamente que un vino está tapado con corcho cuando ha estado en contacto con un corcho contaminado durante el proceso de envejecimiento. Los resultados de esta contaminación son casi siempre inconfundibles: el vino olerá como un sótano húmedo después de una inundación o de que los calcetines sucios se hayan dejado en la cesta demasiado tiempo: mohoso, desagradable y nada atractivo para el catador. En boca será astringente, falto de fruta, con un final áspero. A veces, incluso puede notar una calidad de diluyente de pintura.

Aún así, cuando se toma un vino en las primeras etapas de taponado, puede haber alguna duda: aquí, todo lo que puedo decir es que cuanto más pruebe el vino, mayor sensibilidad obtendrá para identificar los vinos taponados. Además, si un vino se sirve demasiado frío, es posible que no capte los aromas reveladores de la oferta inicial. Esto no es culpa suya, y todavía está en su derecho de devolver la botella una vez que el defecto se aclare.

Sin embargo, no se puede descubrir un vino con corcho oliendo el corcho. Muchos vinos finos han salido de botellas con tapones de corcho de olor extraño y viceversa.

Oxidado
El oxígeno es el enemigo invisible del vino, y cuando un vino se expone al aire, se "oxida". El resultado es un vino plano y sin vida que pierde sus bonitos y vibrantes aromas frutales y tiene un sabor insípido; probablemente te recordará al vinagre. El ojo entrenado también notará a menudo una cierta opacidad en el color. En los blancos, puede ser de color amarillo claro a oscuro o incluso pardusco. Es mucho menos evidente en los vinos tintos.

Maderizado
El calor es otra fuerza destructiva que se ejerce sobre el vino, generalmente como resultado de un mal almacenamiento. Cuando se dice que un vino está "maderizado", se ha horneado literalmente (esto suele ocurrir en las bodegas de los buques de carga cuando cruzan los océanos en verano). De hecho, sabe a Madeira y recuerda a las almendras y las frutas confitadas, cualidades admirables en los vinos de postre pero inaceptables en los vinos secos. También puede notar, en la botella sin abrir, que el corcho sale parcialmente del cuello (debido a la expansión dentro).

Referido
El vino fino es un ser vivo, producto de una fermentación controlada. Ocasionalmente, se despertarán algunas levaduras latentes residuales y un vino se someterá a una segunda fermentación después de haber sido liberado y enviado. Esto se manifiesta como efervescencia o efervescencia en la lengua. Por supuesto, esto es deseable en el champán (que se refiere a propósito en la botella para crear las burbujas), pero nunca en el vino fino.

Es difícil aprender a identificar estos defectos con solo leer sobre ellos. Solo la experiencia y el tiempo le brindarán la capacitación que necesita para detectar cada defecto. Pero si cree que una botella es mala, pida confirmación al sommelier. No tenga miedo: en cualquier establecimiento de renombre, el sommelier no se tomará personalmente una botella rechazada (no es que a usted le deba importar si lo hace). Después de todo, es una certeza estadística que un cierto porcentaje de vinos se echará a perder por causas ajenas al restaurante. Algunos de estos podemos devolverlos a nuestros distribuidores para obtener un crédito con otros, simplemente asumiremos la pérdida. Calculamos los precios de nuestros vinos con la expectativa de que obtendremos algunas botellas malas. Si honestamente pensamos que estás loco y creemos con todo nuestro corazón que la botella es perfecta, igual la devolveremos, y tal vez más tarde tomaremos un vaso nosotros mismos.


Cómo rechazar un vino malo - Recetas

Una de las preguntas sobre vinos más comunes que recibo es: "¿Cómo se sabe si una botella de vino que compraste en un restaurante es mala? Nunca sé cuándo devolver una".

Permítanme comenzar diciendo lo que hace no constituyen una mala botella.

  • Una botella no está mal solo porque no te guste el vino. Hay muchas variaciones en el estilo de elaboración del vino, por lo que una botella que no se adapta a sus preferencias no es necesariamente defectuosa. Por supuesto, el sommelier debe ayudarlo a seleccionar una botella que sea de su agrado, pero en última instancia, solo usted es responsable de sus gustos personales.
  • Una botella no es mala solo porque la etiqueta esté dañada. La mayoría del vino viaja miles de millas para llegar a usted, y hay muchas oportunidades para golpear y moler. Del mismo modo, en una bodega donde se almacenan miles de botellas juntas, una botella puede romperse y derramar vino sobre cientos de otras. Esto no afecta al vino dentro de las botellas intactas.
  • Una botella no es mala solo porque tenga pequeños cristales blancos acumulados en el fondo o adheridos al corcho. Estos cristales (llamados tartrato) son un subproducto natural de vinos finos sin filtrar ni procesar y son totalmente inofensivos.
  • Una botella no está "taponada" solo porque tenga trozos de corcho (todo esto significa que un camarero inexperto empujó el sacacorchos a través del corcho, forzando así los trozos en el vino) o porque tiene un aspecto antiestético o uniforme. corcho mohoso. El término taponado tiene un significado muy específico, que explicaré en un momento.

Básicamente, hay cuatro cosas que constituyen defectos en una botella de vino, por lo que debe devolverla: puede estar tapada con corcho, oxidada, maderizada o refermentada.

Que sabe a corcho
Los corchos son productos naturales y a algunos microorganismos les gusta comerlos. Se dice correctamente que un vino está tapado con corcho cuando ha estado en contacto con un corcho contaminado durante el proceso de envejecimiento. Los resultados de esta contaminación son casi siempre inconfundibles: el vino olerá como un sótano húmedo después de una inundación o de que los calcetines sucios se hayan dejado en la cesta demasiado tiempo: mohoso, desagradable y nada atractivo para el catador. En boca será astringente, falto de fruta, con un final áspero. A veces, incluso puede notar una calidad de diluyente de pintura.

Aún así, cuando se toma un vino en las primeras etapas de taponado, puede haber alguna duda: aquí, todo lo que puedo decir es que cuanto más pruebe el vino, mayor sensibilidad obtendrá para identificar los vinos taponados. Además, si un vino se sirve demasiado frío, es posible que no capte los aromas reveladores de la oferta inicial. Esto no es culpa suya, y todavía está en su derecho de devolver la botella una vez que el defecto se aclare.

Sin embargo, no se puede descubrir un vino con corcho oliendo el corcho. Muchos vinos finos han salido de botellas con tapones de corcho de olor extraño y viceversa.

Oxidado
El oxígeno es el enemigo invisible del vino, y cuando un vino se expone al aire, se "oxida". El resultado es un vino plano y sin vida que pierde sus bonitos y vibrantes aromas frutales y tiene un sabor insípido; probablemente te recordará al vinagre. El ojo entrenado también notará a menudo una cierta opacidad en el color. En los blancos, puede ser de color amarillo claro a oscuro o incluso pardusco. Es mucho menos evidente en los vinos tintos.

Maderizado
El calor es otra fuerza destructiva que se ejerce sobre el vino, generalmente como resultado de un mal almacenamiento. Cuando se dice que un vino está "maderizado", se ha horneado literalmente (esto suele ocurrir en las bodegas de los buques de carga cuando cruzan los océanos en verano). De hecho, sabe a Madeira y recuerda a las almendras y las frutas confitadas, cualidades admirables en los vinos de postre pero inaceptables en los vinos secos. También puede notar, en la botella sin abrir, que el corcho sale parcialmente del cuello (debido a la expansión dentro).

Referido
El vino fino es un ser vivo, producto de una fermentación controlada. Ocasionalmente, se despertarán algunas levaduras latentes residuales y un vino se someterá a una segunda fermentación después de que se haya liberado y enviado. Esto se manifiesta como efervescencia o efervescencia en la lengua. Por supuesto, esto es deseable en el champán (que se refiere a propósito en la botella para crear las burbujas), pero nunca en el vino fino.

Es difícil aprender a identificar estos defectos con solo leer sobre ellos. Solo la experiencia y el tiempo le brindarán la capacitación que necesita para detectar cada defecto. Pero si cree que una botella es mala, pida confirmación al sommelier. No tenga miedo: en cualquier establecimiento de renombre, el sommelier no se tomará personalmente una botella rechazada (no es que a usted le deba importar si lo hace). Después de todo, es una certeza estadística que un cierto porcentaje de vinos se echará a perder por causas ajenas al restaurante. Algunos de estos podemos devolverlos a nuestros distribuidores para obtener un crédito con otros, simplemente asumiremos la pérdida. Calculamos los precios de nuestros vinos con la expectativa de que obtendremos algunas botellas malas. Si honestamente pensamos que estás loco y creemos con todo nuestro corazón que la botella es perfecta, igual la devolveremos, y tal vez más tarde tomaremos un vaso nosotros mismos.


Cómo rechazar un vino malo - Recetas

Una de las preguntas más comunes que recibo sobre el vino es: "¿Cómo se sabe si una botella de vino que compraste en un restaurante es mala? Nunca sé cuándo devolver una".

Permítanme comenzar diciendo lo que hace no constituyen una mala botella.

  • Una botella no está mal solo porque no te guste el vino. Hay muchas variaciones en el estilo de elaboración del vino, por lo que una botella que no se adapta a sus preferencias no es necesariamente defectuosa. Por supuesto, el sommelier debe ayudarlo a seleccionar una botella que sea de su agrado, pero en última instancia, solo usted es responsable de sus gustos personales.
  • Una botella no es mala solo porque la etiqueta esté dañada. La mayoría del vino viaja miles de millas para llegar a usted, y hay muchas oportunidades para golpear y moler. Del mismo modo, en una bodega donde se almacenan miles de botellas juntas, una botella puede romperse y derramar vino sobre cientos de otras. Esto no afecta al vino dentro de las botellas intactas.
  • Una botella no es mala solo porque tenga pequeños cristales blancos acumulados en el fondo o adheridos al corcho. Estos cristales (llamados tartrato) son un subproducto natural de vinos finos sin filtrar ni procesar y son totalmente inofensivos.
  • Una botella no está "taponada" solo porque tenga trozos de corcho (todo esto significa que un camarero inexperto empujó el sacacorchos a través del corcho, forzando así los trozos en el vino) o porque tiene un aspecto antiestético o uniforme. corcho mohoso. El término taponado tiene un significado muy específico, que explicaré en un momento.

Básicamente, hay cuatro cosas que constituyen defectos en una botella de vino, por lo que debe devolverla: puede estar tapada con corcho, oxidada, maderizada o refermentada.

Que sabe a corcho
Los corchos son productos naturales y a algunos microorganismos les gusta comerlos. Se dice correctamente que un vino está tapado con corcho cuando ha estado en contacto con un corcho contaminado durante el proceso de envejecimiento. Los resultados de esta contaminación son casi siempre inconfundibles: el vino olerá como un sótano húmedo después de una inundación o de que los calcetines sucios se hayan dejado en la cesta demasiado tiempo: mohoso, desagradable y nada atractivo para el catador. En boca será astringente, falto de fruta, con un final áspero. A veces, incluso puede notar una calidad de diluyente de pintura.

Aún así, cuando se toma un vino en las primeras etapas de taponado, puede haber alguna duda: aquí, todo lo que puedo decir es que cuanto más pruebe el vino, mayor sensibilidad obtendrá para identificar los vinos taponados. Además, si un vino se sirve demasiado frío, es posible que no capte los aromas reveladores de la oferta inicial. Esto no es culpa suya, y todavía está en su derecho de devolver la botella una vez que el defecto se aclare.

Sin embargo, no se puede descubrir un vino con corcho oliendo el corcho. Muchos vinos finos han salido de botellas con tapones de corcho de olor extraño y viceversa.

Oxidado
El oxígeno es el enemigo invisible del vino, y cuando un vino se expone al aire, se "oxida". El resultado es un vino plano y sin vida que pierde sus bonitos y vibrantes aromas frutales y tiene un sabor insípido; probablemente te recordará al vinagre. El ojo entrenado también notará a menudo una cierta opacidad en el color. En los blancos, puede ser de color amarillo claro a oscuro o incluso pardusco. Es mucho menos evidente en los vinos tintos.

Maderizado
El calor es otra fuerza destructiva que se ejerce sobre el vino, generalmente como resultado de un mal almacenamiento. Cuando se dice que un vino está "maderizado", se ha horneado literalmente (esto suele ocurrir en las bodegas de los buques de carga cuando cruzan los océanos en verano). En realidad, sabe a Madeira y recuerda a las almendras y las frutas confitadas, cualidades admirables en los vinos de postre pero inaceptables en los vinos secos. También puede notar, en la botella sin abrir, que el corcho sale parcialmente del cuello (debido a la expansión dentro).

Referido
El vino fino es un ser vivo, producto de una fermentación controlada. Ocasionalmente, se despertarán algunas levaduras latentes residuales, y un vino se someterá a una segunda fermentación después de que se haya liberado y enviado. Esto se manifiesta como efervescencia o efervescencia en la lengua. Por supuesto, esto es deseable en el champán (que se refiere a propósito en la botella para crear las burbujas), pero nunca en el vino fino.

Es difícil aprender a identificar estos defectos con solo leer sobre ellos. Solo la experiencia y el tiempo le brindarán la capacitación que necesita para detectar cada defecto. Pero si cree que una botella es mala, pida confirmación al sommelier. No tenga miedo: en cualquier establecimiento de renombre, el sommelier no se tomará personalmente una botella rechazada (no es que a usted le deba importar si lo hace). Después de todo, es una certeza estadística que un cierto porcentaje de vinos se echará a perder por causas ajenas al restaurante. Algunos de estos podemos devolverlos a nuestros distribuidores para obtener un crédito con otros, simplemente asumiremos la pérdida. Calculamos los precios de nuestros vinos con la expectativa de que obtendremos algunas botellas malas. Si honestamente pensamos que estás loco y creemos con todo nuestro corazón que la botella es perfecta, igual la devolveremos, y tal vez más tarde tomaremos un vaso nosotros mismos.


Cómo rechazar un vino malo - Recetas

Una de las preguntas sobre vinos más comunes que recibo es: "¿Cómo se sabe si una botella de vino que compraste en un restaurante es mala? Nunca sé cuándo devolver una".

Permítanme comenzar diciendo lo que hace no constituyen una mala botella.

  • Una botella no está mal solo porque no te guste el vino. Hay muchas variaciones en el estilo de elaboración del vino, por lo que una botella que no se adapta a sus preferencias no es necesariamente defectuosa. Por supuesto, el sommelier debe ayudarlo a seleccionar una botella que sea de su agrado, pero en última instancia, solo usted es responsable de sus gustos personales.
  • Una botella no es mala solo porque la etiqueta esté dañada. La mayoría del vino viaja miles de millas para llegar a usted, y hay muchas oportunidades para golpear y moler. Del mismo modo, en una bodega donde se almacenan miles de botellas juntas, una botella puede romperse y derramar vino sobre cientos de otras. Esto no afecta al vino dentro de las botellas intactas.
  • Una botella no es mala solo porque tenga pequeños cristales blancos acumulados en el fondo o adheridos al corcho. Estos cristales (llamados tartrato) son un subproducto natural de vinos finos sin filtrar ni procesar y son totalmente inofensivos.
  • Una botella no está "tapada con corcho" solo porque tenga trozos de corcho (todo esto significa que un camarero inexperto empujó el sacacorchos a lo largo del corcho, forzando los trozos en el vino) o porque tiene un aspecto antiestético o uniforme. corcho mohoso. El término taponado tiene un significado muy específico, que explicaré en un momento.

Básicamente, hay cuatro cosas que constituyen defectos en una botella de vino, por lo que debe devolverla: puede estar tapada con corcho, oxidada, maderizada o refermentada.

Que sabe a corcho
Los corchos son productos naturales y a algunos microorganismos les gusta comerlos. Se dice correctamente que un vino está tapado con corcho cuando ha estado en contacto con un corcho contaminado durante el proceso de envejecimiento. Los resultados de esta contaminación son casi siempre inconfundibles: el vino olerá como un sótano húmedo después de una inundación o de que los calcetines sucios se hayan dejado en la cesta demasiado tiempo: mohoso, desagradable y nada atractivo para el catador. En boca será astringente, falto de fruta, con un final áspero. A veces, incluso puede notar una calidad de diluyente de pintura.

Aún así, cuando se toma un vino en las primeras etapas de taponado, puede haber alguna duda: aquí, todo lo que puedo decir es que cuanto más pruebe el vino, mayor sensibilidad obtendrá para identificar los vinos taponados. Además, si un vino se sirve demasiado frío, es posible que no capte los aromas reveladores de la oferta inicial. Esto no es culpa suya, y todavía está en su derecho de devolver la botella una vez que el defecto se aclare.

Sin embargo, no se puede descubrir un vino con corcho oliendo el corcho. Muchos vinos finos han salido de botellas con tapones de corcho de olor extraño y viceversa.

Oxidado
El oxígeno es el enemigo invisible del vino, y cuando un vino se expone al aire, se "oxida". El resultado es un vino plano y sin vida que pierde sus bonitos y vibrantes aromas frutales y tiene un sabor insípido; probablemente te recordará al vinagre. El ojo entrenado también notará a menudo una cierta opacidad en el color. En los blancos, puede ser de color amarillo claro a oscuro o incluso pardusco. Es mucho menos evidente en los vinos tintos.

Maderizado
El calor es otra fuerza destructiva que se ejerce sobre el vino, generalmente como resultado de un mal almacenamiento. Cuando se dice que un vino está "maderizado", se ha horneado literalmente (esto suele ocurrir en las bodegas de los buques de carga cuando cruzan los océanos en verano). En realidad, sabe a Madeira y recuerda a las almendras y las frutas confitadas, cualidades admirables en los vinos de postre pero inaceptables en los vinos secos. También puede notar, en la botella sin abrir, que el corcho sale parcialmente del cuello (debido a la expansión dentro).

Referido
El vino fino es un ser vivo, producto de una fermentación controlada. Ocasionalmente, se despertarán algunas levaduras latentes residuales, y un vino se someterá a una segunda fermentación después de que se haya liberado y enviado. Esto se manifiesta como efervescencia o efervescencia en la lengua. Por supuesto, esto es deseable en el champán (que se refiere a propósito en la botella para crear las burbujas), pero nunca en el vino fino.

Es difícil aprender a identificar estos defectos con solo leer sobre ellos. Solo la experiencia y el tiempo le brindarán la capacitación que necesita para detectar cada defecto. Pero si cree que una botella es mala, pida confirmación al sommelier. No tenga miedo: en cualquier establecimiento de renombre, el sommelier no se tomará personalmente una botella rechazada (no es que a usted le deba importar si lo hace). Después de todo, es una certeza estadística que un cierto porcentaje de vinos se echará a perder por causas ajenas al restaurante. Algunos de estos podemos devolverlos a nuestros distribuidores para obtener un crédito con otros, simplemente asumiremos la pérdida. Calculamos los precios de nuestros vinos con la expectativa de que obtendremos algunas botellas malas. Si honestamente pensamos que estás loco y creemos con todo nuestro corazón que la botella es perfecta, igual la devolveremos, y tal vez más tarde tomaremos un vaso nosotros mismos.


Cómo rechazar un vino malo - Recetas

Una de las preguntas sobre vinos más comunes que recibo es: "¿Cómo se sabe si una botella de vino que compraste en un restaurante es mala? Nunca sé cuándo devolver una".

Permítanme comenzar diciendo lo que hace no constituyen una mala botella.

  • Una botella no está mal solo porque no te guste el vino. Hay muchas variaciones en el estilo de elaboración del vino, por lo que una botella que no se adapta a sus preferencias no es necesariamente defectuosa. Por supuesto, el sommelier debe ayudarlo a seleccionar una botella que sea de su agrado, pero en última instancia, solo usted es responsable de sus gustos personales.
  • Una botella no es mala solo porque la etiqueta esté dañada. La mayoría del vino viaja miles de millas para llegar a usted, y hay muchas oportunidades para golpear y moler. Del mismo modo, en una bodega donde se almacenan miles de botellas juntas, una botella puede romperse y derramar vino sobre cientos de otras. Esto no afecta al vino dentro de las botellas intactas.
  • Una botella no es mala solo porque tenga pequeños cristales blancos acumulados en el fondo o adheridos al corcho. Estos cristales (llamados tartrato) son un subproducto natural de vinos finos sin filtrar ni procesar y son totalmente inofensivos.
  • Una botella no está "tapada con corcho" solo porque tenga trozos de corcho (todo esto significa que un camarero inexperto empujó el sacacorchos a lo largo del corcho, forzando los trozos en el vino) o porque tiene un aspecto antiestético o uniforme. corcho mohoso. El término taponado tiene un significado muy específico, que explicaré en un momento.

Básicamente, hay cuatro cosas que constituyen defectos en una botella de vino, por lo que debe devolverla: puede estar tapada con corcho, oxidada, maderizada o refermentada.

Que sabe a corcho
Los corchos son productos naturales y a algunos microorganismos les gusta comerlos. Se dice correctamente que un vino está tapado con corcho cuando ha estado en contacto con un corcho contaminado durante el proceso de envejecimiento. Los resultados de esta contaminación son casi siempre inconfundibles: el vino olerá como un sótano húmedo después de una inundación o de que los calcetines sucios se hayan dejado en la cesta demasiado tiempo: mohoso, desagradable y nada atractivo para el catador. En boca será astringente, falto de fruta, con un final áspero. A veces, incluso puede notar una calidad de diluyente de pintura.

Aún así, cuando se toma un vino en las primeras etapas de taponado, puede haber alguna duda: aquí, todo lo que puedo decir es que cuanto más pruebe el vino, mayor sensibilidad obtendrá para identificar los vinos taponados. Además, si un vino se sirve demasiado frío, es posible que no capte los aromas reveladores de la oferta inicial. Esto no es culpa suya, y todavía está en su derecho de devolver la botella una vez que el defecto se aclare.

Sin embargo, no se puede descubrir un vino con corcho oliendo el corcho. Muchos vinos finos han salido de botellas con tapones de corcho de olor extraño y viceversa.

Oxidado
El oxígeno es el enemigo invisible del vino, y cuando un vino se expone al aire, se "oxida". El resultado es un vino plano y sin vida que pierde sus bonitos y vibrantes aromas frutales y tiene un sabor insípido; probablemente te recordará al vinagre. El ojo entrenado también notará a menudo una cierta opacidad en el color. En los blancos, puede ser de color amarillo claro a oscuro o incluso pardusco. Es mucho menos evidente en los vinos tintos.

Maderizado
El calor es otra fuerza destructiva que se ejerce sobre el vino, generalmente como resultado de un mal almacenamiento. Cuando se dice que un vino está "maderizado", se ha horneado literalmente (esto suele ocurrir en las bodegas de los buques de carga cuando cruzan los océanos en verano). De hecho, sabe a Madeira y recuerda a las almendras y las frutas confitadas, cualidades admirables en los vinos de postre pero inaceptables en los vinos secos. También puede notar, en la botella sin abrir, que el corcho sale parcialmente del cuello (debido a la expansión dentro).

Referido
El vino fino es un ser vivo, producto de una fermentación controlada. Ocasionalmente, se despertarán algunas levaduras latentes residuales, y un vino se someterá a una segunda fermentación después de que se haya liberado y enviado. Esto se manifiesta como efervescencia o efervescencia en la lengua. Por supuesto, esto es deseable en el champán (que se refiere a propósito en la botella para crear las burbujas), pero nunca en el vino fino.

Es difícil aprender a identificar estos defectos con solo leer sobre ellos. Solo la experiencia y el tiempo le brindarán la capacitación que necesita para detectar cada defecto. Pero si cree que una botella es mala, pida confirmación al sommelier. No tenga miedo: en cualquier establecimiento de renombre, el sumiller no se tomará personalmente una botella rechazada (no es que a usted le deba importar si lo hace). Después de todo, es una certeza estadística que un cierto porcentaje de vinos se echará a perder por causas ajenas al restaurante. Algunos de estos podemos devolverlos a nuestros distribuidores para obtener un crédito con otros, simplemente asumiremos la pérdida. Calculamos los precios de nuestros vinos con la expectativa de que obtendremos algunas botellas malas. Si honestamente pensamos que estás loco y creemos con todo nuestro corazón que la botella es perfecta, igual la devolveremos, y tal vez más tarde tomaremos un vaso nosotros mismos.


Cómo rechazar un vino malo - Recetas

Una de las preguntas sobre vinos más comunes que recibo es: "¿Cómo se sabe si una botella de vino que compraste en un restaurante es mala? Nunca sé cuándo devolver una".

Permítanme comenzar diciendo lo que hace no constituyen una mala botella.

  • Una botella no está mal solo porque no te guste el vino. Hay muchas variaciones en el estilo de elaboración del vino, por lo que una botella que no se adapta a sus preferencias no es necesariamente defectuosa. Por supuesto, el sommelier debe ayudarlo a seleccionar una botella que sea de su agrado, pero en última instancia, solo usted es responsable de sus gustos personales.
  • Una botella no es mala solo porque la etiqueta esté dañada. La mayoría del vino viaja miles de millas para llegar a usted, y hay muchas oportunidades para golpear y moler. Del mismo modo, en una bodega donde se almacenan miles de botellas juntas, una botella puede romperse y derramar vino sobre cientos de otras. Esto no afecta al vino dentro de las botellas intactas.
  • Una botella no es mala solo porque tenga pequeños cristales blancos acumulados en el fondo o adheridos al corcho. Estos cristales (llamados tartrato) son un subproducto natural de vinos finos sin filtrar ni procesar y son totalmente inofensivos.
  • Una botella no está "taponada" solo porque tiene trozos de corcho (todo esto significa que un camarero inexperto empujó el sacacorchos a través del corcho, forzando así los trozos en el vino) o porque tiene un aspecto antiestético o uniforme. corcho mohoso. El término taponado tiene un significado muy específico, que explicaré en un momento.

Básicamente, hay cuatro cosas que constituyen defectos en una botella de vino, por lo que debe devolverla: puede estar tapada con corcho, oxidada, maderizada o refermentada.

Que sabe a corcho
Los corchos son productos naturales y a algunos microorganismos les gusta comerlos. Se dice correctamente que un vino está tapado con corcho cuando ha estado en contacto con un corcho contaminado durante el proceso de envejecimiento. Los resultados de esta contaminación son casi siempre inconfundibles: el vino olerá como un sótano húmedo después de una inundación o de que los calcetines sucios se hayan dejado en la cesta demasiado tiempo: mohoso, desagradable y nada atractivo para el catador. En boca será astringente, falto de fruta, con un final áspero. A veces, incluso puede notar una calidad de diluyente de pintura.

Aún así, cuando se toma un vino en las primeras etapas de taponado, puede haber alguna duda: aquí, todo lo que puedo decir es que cuanto más pruebe el vino, mayor sensibilidad obtendrá para identificar los vinos taponados. Además, si un vino se sirve demasiado frío, es posible que no capte los aromas reveladores de la oferta inicial. Esto no es culpa suya, y todavía está en su derecho de devolver la botella una vez que el defecto se aclare.

Sin embargo, no se puede descubrir un vino con corcho oliendo el corcho. Muchos vinos finos han salido de botellas con tapones de corcho de olor extraño y viceversa.

Oxidado
El oxígeno es el enemigo invisible del vino, y cuando un vino se expone al aire, se "oxida". El resultado es un vino plano y sin vida que pierde sus bonitos y vibrantes aromas frutales y tiene un sabor insípido; probablemente te recordará al vinagre. El ojo entrenado también notará a menudo una cierta opacidad en el color. En los blancos, puede ser de color amarillo claro a oscuro o incluso pardusco. Es mucho menos evidente en los vinos tintos.

Maderizado
El calor es otra fuerza destructiva que se ejerce sobre el vino, generalmente como resultado de un mal almacenamiento. Cuando se dice que un vino está "maderizado", se ha horneado literalmente (esto suele ocurrir en las bodegas de los buques de carga cuando cruzan los océanos en verano). De hecho, sabe a Madeira y recuerda a las almendras y las frutas confitadas, cualidades admirables en los vinos de postre pero inaceptables en los vinos secos. También puede notar, en la botella sin abrir, que el corcho sale parcialmente del cuello (debido a la expansión dentro).

Referido
El vino fino es un ser vivo, producto de una fermentación controlada. Ocasionalmente, se despertarán algunas levaduras latentes residuales y un vino se someterá a una segunda fermentación después de haber sido liberado y enviado. Esto se manifiesta como efervescencia o efervescencia en la lengua. Por supuesto, esto es deseable en el champán (que se refiere a propósito en la botella para crear las burbujas), pero nunca en el vino fino.

Es difícil aprender a identificar estos defectos con solo leer sobre ellos. Solo la experiencia y el tiempo le brindarán la capacitación que necesita para detectar cada defecto. But if you think a bottle is bad, ask the sommelier for confirmation. Don't be afraid -- at any reputable establishment the sommelier will not take a rejected bottle personally (not that you should care if he or she does). It is, after all, a statistical certainty that a certain percentage of wines will go bad through no fault of the restaurant. Some of these we can return to our distributors for credit with others we'll just take the loss. We compute our wine prices with the expectation that we'll get some bad bottles. If we honestly think you're crazy and believe with all our hearts that the bottle is perfect, we'll still take it back -- and maybe later have a glass ourselves.


How to Reject a Bad Wine - Recipes

One of the most common wine questions I get is, "How do you tell if a bottle of a wine that you got at a restaurant is bad? I never know when to send one back."

Let me start by saying what does no constitute a bad bottle.

  • A bottle is not bad just because you don't like the wine. There are many variations in wine-making style, so a bottle that doesn't suit your preferences is not necessarily defective. Of course, the sommelier should help you select a bottle that's to your liking, but ultimately only you are responsible for your personal tastes.
  • A bottle is not bad just because the label is damaged. Most wine travels thousands of miles to get to you, and there are plenty of opportunities for bumping and grinding. Likewise, in a cellar where thousands of bottles are stored together, one bottle can break, leaking wine onto hundreds of others. This does not affect the wine inside the intact bottles.
  • A bottle is not bad just because it has little white crystals accumulated at the bottom or adhering to the cork. These crystals (called tartrate) are a natural by-product of unfiltered, unprocessed fine wines and are totally harmless.
  • A bottle is not "corked" just because it has bits of cork in it (all this means is that an inexperienced waiter pushed the corkscrew all the way through the cork, thus forcing pieces into the wine) or because it has an unsightly or even moldy cork. The term corked has a very specific meaning, which I'll explain in a moment.

There are essentially four things that constitute defects in a bottle of wine such that you should send it back: It can be corked, oxidized, maderized or refermented.

Que sabe a corcho
Corks are natural products, and some microorganisms like to eat them. A wine is properly said to be corked when it has come in contact with a contaminated cork during the aging process. The results of this contamination are almost always unmistakable: The wine will smell like a wet basement after a flood or dirty socks left in the hamper a little too long: moldy, nasty and not at all enticing to the taster. On the palate, it will be astringent, lacking in fruit, with a raspy finish. Sometimes you may even notice a paint-thinner quality.

Still, when you catch a wine in the earliest stages of being corked, there may be some doubt -- here, all I can say is that the more you taste wine, the higher sensitivity you will attain in identifying corked wines. Also, if a wine is served too cold, you may not catch the telltale aromas on the initial offering. This isn't your fault, and you are still well within your rights to send the bottle back once the defect becomes clear.

You cannot, however, discover a corked wine by smelling the cork. Many fine wines have issued from bottles with funky-smelling corks, and vice versa.

Oxidado
Oxygen is wine's invisible enemy, and when a wine gets exposed to air, it becomes "oxidized." The result is flat, lifeless wine that loses its pretty, vibrant fruit scents and tastes insipid -- it will likely remind you of vinegar. The trained eye will also often notice a certain dullness in the color. In whites, it can be light to dark yellow or even brownish. It is much less obvious in red wines.

Maderized
Heat is another destructive force exerted on wine, usually as a result of bad storage. When one says a wine is "maderized," it has been literally baked (this often happens in the holds of cargo ships as they cross the oceans in summertime). It actually tastes like Madeira and is reminiscent of almonds and candied fruits -- admirable qualities in dessert wines but unacceptable in dry wines. You may also notice, in the unopened bottle, that the cork is pushed partly out of the neck (due to expansion within).

Refermented
Fine wine is a living thing, the product of controlled fermentation. Occasionally, some residual, dormant yeasts will wake up, and a wine will undergo a second fermentation after it has been released and shipped. This manifests itself as effervescence, or fizziness, on the tongue. Of course, this is desirable in champagne (which is purposely refermented in the bottle in order to create the bubbles), but never in fine still wine.

It's difficult to learn to identify these flaws just by reading about them. Only experience and time will give you the training you need to spot every defect. But if you think a bottle is bad, ask the sommelier for confirmation. Don't be afraid -- at any reputable establishment the sommelier will not take a rejected bottle personally (not that you should care if he or she does). It is, after all, a statistical certainty that a certain percentage of wines will go bad through no fault of the restaurant. Some of these we can return to our distributors for credit with others we'll just take the loss. We compute our wine prices with the expectation that we'll get some bad bottles. If we honestly think you're crazy and believe with all our hearts that the bottle is perfect, we'll still take it back -- and maybe later have a glass ourselves.


How to Reject a Bad Wine - Recipes

One of the most common wine questions I get is, "How do you tell if a bottle of a wine that you got at a restaurant is bad? I never know when to send one back."

Let me start by saying what does no constitute a bad bottle.

  • A bottle is not bad just because you don't like the wine. There are many variations in wine-making style, so a bottle that doesn't suit your preferences is not necessarily defective. Of course, the sommelier should help you select a bottle that's to your liking, but ultimately only you are responsible for your personal tastes.
  • A bottle is not bad just because the label is damaged. Most wine travels thousands of miles to get to you, and there are plenty of opportunities for bumping and grinding. Likewise, in a cellar where thousands of bottles are stored together, one bottle can break, leaking wine onto hundreds of others. This does not affect the wine inside the intact bottles.
  • A bottle is not bad just because it has little white crystals accumulated at the bottom or adhering to the cork. These crystals (called tartrate) are a natural by-product of unfiltered, unprocessed fine wines and are totally harmless.
  • A bottle is not "corked" just because it has bits of cork in it (all this means is that an inexperienced waiter pushed the corkscrew all the way through the cork, thus forcing pieces into the wine) or because it has an unsightly or even moldy cork. The term corked has a very specific meaning, which I'll explain in a moment.

There are essentially four things that constitute defects in a bottle of wine such that you should send it back: It can be corked, oxidized, maderized or refermented.

Que sabe a corcho
Corks are natural products, and some microorganisms like to eat them. A wine is properly said to be corked when it has come in contact with a contaminated cork during the aging process. The results of this contamination are almost always unmistakable: The wine will smell like a wet basement after a flood or dirty socks left in the hamper a little too long: moldy, nasty and not at all enticing to the taster. On the palate, it will be astringent, lacking in fruit, with a raspy finish. Sometimes you may even notice a paint-thinner quality.

Still, when you catch a wine in the earliest stages of being corked, there may be some doubt -- here, all I can say is that the more you taste wine, the higher sensitivity you will attain in identifying corked wines. Also, if a wine is served too cold, you may not catch the telltale aromas on the initial offering. This isn't your fault, and you are still well within your rights to send the bottle back once the defect becomes clear.

You cannot, however, discover a corked wine by smelling the cork. Many fine wines have issued from bottles with funky-smelling corks, and vice versa.

Oxidado
Oxygen is wine's invisible enemy, and when a wine gets exposed to air, it becomes "oxidized." The result is flat, lifeless wine that loses its pretty, vibrant fruit scents and tastes insipid -- it will likely remind you of vinegar. The trained eye will also often notice a certain dullness in the color. In whites, it can be light to dark yellow or even brownish. It is much less obvious in red wines.

Maderized
Heat is another destructive force exerted on wine, usually as a result of bad storage. When one says a wine is "maderized," it has been literally baked (this often happens in the holds of cargo ships as they cross the oceans in summertime). It actually tastes like Madeira and is reminiscent of almonds and candied fruits -- admirable qualities in dessert wines but unacceptable in dry wines. You may also notice, in the unopened bottle, that the cork is pushed partly out of the neck (due to expansion within).

Refermented
Fine wine is a living thing, the product of controlled fermentation. Occasionally, some residual, dormant yeasts will wake up, and a wine will undergo a second fermentation after it has been released and shipped. This manifests itself as effervescence, or fizziness, on the tongue. Of course, this is desirable in champagne (which is purposely refermented in the bottle in order to create the bubbles), but never in fine still wine.

It's difficult to learn to identify these flaws just by reading about them. Only experience and time will give you the training you need to spot every defect. But if you think a bottle is bad, ask the sommelier for confirmation. Don't be afraid -- at any reputable establishment the sommelier will not take a rejected bottle personally (not that you should care if he or she does). It is, after all, a statistical certainty that a certain percentage of wines will go bad through no fault of the restaurant. Some of these we can return to our distributors for credit with others we'll just take the loss. We compute our wine prices with the expectation that we'll get some bad bottles. If we honestly think you're crazy and believe with all our hearts that the bottle is perfect, we'll still take it back -- and maybe later have a glass ourselves.


How to Reject a Bad Wine - Recipes

One of the most common wine questions I get is, "How do you tell if a bottle of a wine that you got at a restaurant is bad? I never know when to send one back."

Let me start by saying what does no constitute a bad bottle.

  • A bottle is not bad just because you don't like the wine. There are many variations in wine-making style, so a bottle that doesn't suit your preferences is not necessarily defective. Of course, the sommelier should help you select a bottle that's to your liking, but ultimately only you are responsible for your personal tastes.
  • A bottle is not bad just because the label is damaged. Most wine travels thousands of miles to get to you, and there are plenty of opportunities for bumping and grinding. Likewise, in a cellar where thousands of bottles are stored together, one bottle can break, leaking wine onto hundreds of others. This does not affect the wine inside the intact bottles.
  • A bottle is not bad just because it has little white crystals accumulated at the bottom or adhering to the cork. These crystals (called tartrate) are a natural by-product of unfiltered, unprocessed fine wines and are totally harmless.
  • A bottle is not "corked" just because it has bits of cork in it (all this means is that an inexperienced waiter pushed the corkscrew all the way through the cork, thus forcing pieces into the wine) or because it has an unsightly or even moldy cork. The term corked has a very specific meaning, which I'll explain in a moment.

There are essentially four things that constitute defects in a bottle of wine such that you should send it back: It can be corked, oxidized, maderized or refermented.

Que sabe a corcho
Corks are natural products, and some microorganisms like to eat them. A wine is properly said to be corked when it has come in contact with a contaminated cork during the aging process. The results of this contamination are almost always unmistakable: The wine will smell like a wet basement after a flood or dirty socks left in the hamper a little too long: moldy, nasty and not at all enticing to the taster. On the palate, it will be astringent, lacking in fruit, with a raspy finish. Sometimes you may even notice a paint-thinner quality.

Still, when you catch a wine in the earliest stages of being corked, there may be some doubt -- here, all I can say is that the more you taste wine, the higher sensitivity you will attain in identifying corked wines. Also, if a wine is served too cold, you may not catch the telltale aromas on the initial offering. This isn't your fault, and you are still well within your rights to send the bottle back once the defect becomes clear.

You cannot, however, discover a corked wine by smelling the cork. Many fine wines have issued from bottles with funky-smelling corks, and vice versa.

Oxidado
Oxygen is wine's invisible enemy, and when a wine gets exposed to air, it becomes "oxidized." The result is flat, lifeless wine that loses its pretty, vibrant fruit scents and tastes insipid -- it will likely remind you of vinegar. The trained eye will also often notice a certain dullness in the color. In whites, it can be light to dark yellow or even brownish. It is much less obvious in red wines.

Maderized
Heat is another destructive force exerted on wine, usually as a result of bad storage. When one says a wine is "maderized," it has been literally baked (this often happens in the holds of cargo ships as they cross the oceans in summertime). It actually tastes like Madeira and is reminiscent of almonds and candied fruits -- admirable qualities in dessert wines but unacceptable in dry wines. You may also notice, in the unopened bottle, that the cork is pushed partly out of the neck (due to expansion within).

Refermented
Fine wine is a living thing, the product of controlled fermentation. Occasionally, some residual, dormant yeasts will wake up, and a wine will undergo a second fermentation after it has been released and shipped. This manifests itself as effervescence, or fizziness, on the tongue. Of course, this is desirable in champagne (which is purposely refermented in the bottle in order to create the bubbles), but never in fine still wine.

It's difficult to learn to identify these flaws just by reading about them. Only experience and time will give you the training you need to spot every defect. But if you think a bottle is bad, ask the sommelier for confirmation. Don't be afraid -- at any reputable establishment the sommelier will not take a rejected bottle personally (not that you should care if he or she does). It is, after all, a statistical certainty that a certain percentage of wines will go bad through no fault of the restaurant. Some of these we can return to our distributors for credit with others we'll just take the loss. We compute our wine prices with the expectation that we'll get some bad bottles. If we honestly think you're crazy and believe with all our hearts that the bottle is perfect, we'll still take it back -- and maybe later have a glass ourselves.


How to Reject a Bad Wine - Recipes

One of the most common wine questions I get is, "How do you tell if a bottle of a wine that you got at a restaurant is bad? I never know when to send one back."

Let me start by saying what does no constitute a bad bottle.

  • A bottle is not bad just because you don't like the wine. There are many variations in wine-making style, so a bottle that doesn't suit your preferences is not necessarily defective. Of course, the sommelier should help you select a bottle that's to your liking, but ultimately only you are responsible for your personal tastes.
  • A bottle is not bad just because the label is damaged. Most wine travels thousands of miles to get to you, and there are plenty of opportunities for bumping and grinding. Likewise, in a cellar where thousands of bottles are stored together, one bottle can break, leaking wine onto hundreds of others. This does not affect the wine inside the intact bottles.
  • A bottle is not bad just because it has little white crystals accumulated at the bottom or adhering to the cork. These crystals (called tartrate) are a natural by-product of unfiltered, unprocessed fine wines and are totally harmless.
  • A bottle is not "corked" just because it has bits of cork in it (all this means is that an inexperienced waiter pushed the corkscrew all the way through the cork, thus forcing pieces into the wine) or because it has an unsightly or even moldy cork. The term corked has a very specific meaning, which I'll explain in a moment.

There are essentially four things that constitute defects in a bottle of wine such that you should send it back: It can be corked, oxidized, maderized or refermented.

Que sabe a corcho
Corks are natural products, and some microorganisms like to eat them. A wine is properly said to be corked when it has come in contact with a contaminated cork during the aging process. The results of this contamination are almost always unmistakable: The wine will smell like a wet basement after a flood or dirty socks left in the hamper a little too long: moldy, nasty and not at all enticing to the taster. On the palate, it will be astringent, lacking in fruit, with a raspy finish. Sometimes you may even notice a paint-thinner quality.

Still, when you catch a wine in the earliest stages of being corked, there may be some doubt -- here, all I can say is that the more you taste wine, the higher sensitivity you will attain in identifying corked wines. Also, if a wine is served too cold, you may not catch the telltale aromas on the initial offering. This isn't your fault, and you are still well within your rights to send the bottle back once the defect becomes clear.

You cannot, however, discover a corked wine by smelling the cork. Many fine wines have issued from bottles with funky-smelling corks, and vice versa.

Oxidado
Oxygen is wine's invisible enemy, and when a wine gets exposed to air, it becomes "oxidized." The result is flat, lifeless wine that loses its pretty, vibrant fruit scents and tastes insipid -- it will likely remind you of vinegar. The trained eye will also often notice a certain dullness in the color. In whites, it can be light to dark yellow or even brownish. It is much less obvious in red wines.

Maderized
Heat is another destructive force exerted on wine, usually as a result of bad storage. When one says a wine is "maderized," it has been literally baked (this often happens in the holds of cargo ships as they cross the oceans in summertime). It actually tastes like Madeira and is reminiscent of almonds and candied fruits -- admirable qualities in dessert wines but unacceptable in dry wines. You may also notice, in the unopened bottle, that the cork is pushed partly out of the neck (due to expansion within).

Refermented
Fine wine is a living thing, the product of controlled fermentation. Occasionally, some residual, dormant yeasts will wake up, and a wine will undergo a second fermentation after it has been released and shipped. This manifests itself as effervescence, or fizziness, on the tongue. Of course, this is desirable in champagne (which is purposely refermented in the bottle in order to create the bubbles), but never in fine still wine.

It's difficult to learn to identify these flaws just by reading about them. Only experience and time will give you the training you need to spot every defect. But if you think a bottle is bad, ask the sommelier for confirmation. Don't be afraid -- at any reputable establishment the sommelier will not take a rejected bottle personally (not that you should care if he or she does). It is, after all, a statistical certainty that a certain percentage of wines will go bad through no fault of the restaurant. Some of these we can return to our distributors for credit with others we'll just take the loss. We compute our wine prices with the expectation that we'll get some bad bottles. If we honestly think you're crazy and believe with all our hearts that the bottle is perfect, we'll still take it back -- and maybe later have a glass ourselves.



Comentarios:

  1. Rydder

    Alternativamente, sí

  2. Tylor

    Que palabras... super, una frase magnifica

  3. Sonny

    En lugar de la crítica, escriba las variantes.

  4. Malcolm

    Abrazo a la gente

  5. Moshoeshoe

    Es una lástima que no pueda hablar ahora, tengo prisa por ir a trabajar. Pero seré libre, definitivamente escribiré lo que pienso en este tema.



Escribe un mensaje